IMPUESTOS BAJO PANDEMIA: DESAFÍOS Y MEDIDAS

Este año 2020 ha estado marcado por grandes desafíos en materia sanitaria, económicos, sociales y políticos, los cuales nos ha obligado a replantearnos lo que hasta ahora conocíamos como normalidad.

Por Soledad Diharasarri y Valentina Walker

Bajo el contexto de la actual pandemia Covid-19, han tomado enorme relevancia las medidas económicas y tributarias planteadas por el gobierno para hacer frente al delicado panorama económico que se proyecta para los próximos meses. Éstas buscan, principalmente:

  • Entregar o anticipar recursos a las personas: Mediante la devolución de la retención de impuestos de enero y febrero, para trabajadores independientes, en abril; devolución anticipada de impuesto a la renta para las personas, y proyecto de protección de trabajadores independientes, inicialmente financiado por aportes del Estado y proteger caída de ingresos en este sector.
  • Dar liquidez a las empresas: Mediante devoluciones anticipadas de impuesto a la renta para las Pyme; postergación del pago de impuesto a la renta para Pyme hasta julio de 2020; liberación de PPM los meses de abril, mayo y junio: estos son anticipos del impuesto a la renta; postergación de pago de contribuciones de abril que se pagarán junto con las próximas 3 cuotas de contribución, con una tasa interés real 0%, y la suspensión de pago de IVA en meses de abril, mayo y junio.
  • Disminuir el costo del financiamiento: Mediante la rebaja transitoria a 0% del ITE (Impuesto de Timbres y Estampillas) para operaciones realizadas entre el 1 de abril y el 30 de septiembre de 2020, respecto de cualquier crédito nuevo o modificación que pudiere estar afecta de un crédito anterior.
  • Asegurar la continuidad de los servicios y facilitar el cumplimiento tributario: Mediante el fortalecimiento de atención y trámites remotos; ampliación de plazos para presentar DDJJ de la operación renta 2020; condonación de intereses y multas por presentación fuera de pazo de DDJJ, y facilidades para celebrar convenciones de pago.

Cabe hacer presente que, además de las medidas anunciadas en marzo del presente año, entre ellas la ley de protección al empleo y el fortalecimiento del presupuesto de salud pública dada la crisis sanitaria, el ejecutivo anunció una segunda fase del plan económico de emergencia agregando 3 medidas adicionales que dicen relación con:

  • Plan de protección de ingresos: Proyecto de Ley de Ingreso Familiar de Emergencia, que considera recursos por más de US$2.000 millones.
  • Seguro de protección de ingresos de trabajadores independientes: Implica una nueva institucionalidad de protección social y un Aporte Inicial del Fisco por US $300 millones.
  • Plan de protección de la actividad económica: Otorgamiento de créditos con garantías estatales. Capitalización de FOGAPE por 3 mil millones de dólares, ampliando las garantías estatales, lo que permitiría a la Banca otorgar créditos por hasta US$24.000 millones; Línea de crédito Covid-19 para capital de trabajo, hasta por un monto equivalente a 3 meses de ventas en un periodo normal, para empresas o personas naturales con ventas anuales de hasta UF 1 millón.

El plan económico de emergencia anunciado por el gobierno en el marco de la pandemia que actualmente estamos atravesando, se ve complementado por ciertas modificaciones tributarias que fueron incorporadas a nuestra legislación en febrero de este año, a través del proyecto denominado “modernización tributaria”, que giró en torno a 4 principios fundamentales:

  1. Simplificación del Sistema

Se reduce la complejidad en cuanto a la determinación de los regímenes tributarios aplicable a los distintos contribuyentes, solo haciendo distinción entre gran empresa y Pyme (deja de distinguir por tipo de persona jurídica, restricciones para los dueños, etc.).

  1. Incentivos a la inversión en proyectos
  • Régimen de depreciación transitorio vigente hasta diciembre del año 2021 (empresas que adquieran activo fijo podrán depreciar el 50% en forma instantánea y en el mismo ejercicio llevar a gasto la mitad del costo de adquisición de dicho activo; y el 50% restante podrán aplicar las reglas generales. De esta forma se reduce la base tributable por inversiones realizadas en el periodo hasta diciembre 2021).
  • Disminución de los plazos para la devolución de crédito IVA pagado por adquisición de activo fijo.
  • Incentivo a la reinversión de utilidades para empresas con facturación hasta 100.000 UF.
  • Extensión temporal hasta el año 2026 de la norma transitoria que permite no aplicar la obligación de restitución del artículo 63 de la LIR a los contribuyentes de Impuesto Adicional que sean residentes en países con los que Chile haya suscrito un convenio para evitar la doble tributación, aunque no se encuentren vigentes.
  • Exención de IVA a la importación de bienes de capital en proyectos de inversión de más de US$ 5 millones.
  1. Modernización
  • Actualización de norma de gasto tributario deducible de los ingresos tributables.
  • Certeza tributaria.
  • Normas de tributación internacional.
  1. Digitalización
  • Transformación digital de la administración tributaria.
  • Avanzar en la digitalización de los documentos tributarios.
  • Actualizar el sistema tributario a la transformación digital de la economía.

Tendremos que esperar el transcurso de los meses para ver si las medidas económicas y tributarias permiten hacer frente al difícil momento económico que se proyecta para nuestro país.