LAS OPCIONES FINANCIERAS: ASPECTOS BÁSICOS

Por Javier Edwards Renard.

 

En el mercado financiero, los contratos de opción cumplen un rol clave frente a los riesgos propios de las operaciones de dinero o sobre commodities. Las empresas con exposición a este tipo de riesgo deben tener en consideración este tipo de instrumento y hacerlo parte de su operatoria habitual para lograr mayor eficiencia financiera.

Concepto y características de las Opciones

Una Opción es un contrato entre dos partes en virtud del cual una de ellas adquiere sobre la otra el derecho, pero no la obligación de comprarle o venderle una cantidad determinada de un activo a un cierto precio y en un momento futuro. De esta definición desprendemos que existen dos tipos de contratos de opción:

  • Contrato de Opción de Compra o “Call”.
  • Contrato de Opción de Venta o “Put”.

En el caso del comprador este puede o no ejercer su derecho de compra del activo, si ello le conviene o no; por el contrario el vendedor (o emisor), estará obligado a vender, le convenga o no, si el comprador ejercer su Call. Como en este escenario, el Vendedor o Emisor asume un riesgo, el Comprador lo compensa anticipadamente pagándole una prima en el momento de emisión. Esta prima representa el precio de la opción.

Al ejercerse una Opción, ya sea comprando o vendiendo el activo subyacente, lo que se paga es el precio previamente convenido, el que se denomina “precio de ejercicio”.

Según las opciones sean del tipo americano o europeo, ellas podrán ejercerse hasta el momento de su vencimiento o en una fecha determinada, respectivamente.

En el mercado de opciones, por tanto, pueden existir cuatro tipos de transacciones:

  1. Comprar una Opción de Compra, esto es, adquirir un derecho a comprar un activo subyacente a un cierto precio en un tiempo futuro, “Long Call”.
  2. Comprar una Opción de Venta, es decir, adquirir un derecjo de vender el activo subyacente a un determinado precio en un tiempo futuro, Long Put.
  3. Vender una Opción de Compra, tomando el compromiso de vender el activo subyacente a un cierto precio, Short Call.
  4. Vender una Opción de Venta, asumiendo el compromiso de comprar el activo subyacente a un cierto precio, Short Put.

Por qué celebrar Contratos de Opción

Ya sea por cobertura de riesgo o mera especulación (en los mercados en que ello está permitido), a través de estas operaciones las partes cubren sus riesgos o expectativas de ganancias respecto del comportamiento esperado del precio del activo subyacente, el que podrá ser una moneda o un commodity o contratos cuyo valor sea variable por alguno de sus elementos definitorios, por ejemplo una tasa de interés.

Así, y a modo de ejemplo, en el caso de compra de un Call las expectativas respecto del precio del activo subyacente son alcistas y lo que se pretende fijar -en el margen de la incertidumbre- un precio de compra futuro de ese activo.  A contrario sensu, si las expectativas son bajistas se comprará un Put.

Ahora bien, en un contrato de opción no solo son opuestas las expectativas, sin o también los riesgos que asumen el comprador y el vendedor de una opción, ya sea esta de compra o de venta. De esta manera, mientras el vendedor de una opción incurre en un riesgo de pérdida ilimitado, el comprador de la opción limita su pérdida a la cuantía de la prima pagada. Así, contrariamente, las expectativas de ganancia serán ilimitadas en el caso del comprador y limitadas en el del vendedor, ya que el comprador de una opción sólo la ejercerá cuando le convenga mientras que el vendedor no tiene derecho a elegir.

Dicho así, los Contratos de Opción parecen un instrumento complejo y especulativo, sin embargo, son una eficiente herramienta al momento de hacer más eficiente las expectativas de ganancia y riesgo que se tienen en las operaciones sobre los activos subyacentes.

Diferentes tipos de Opciones

  • Los criterios habitualmente utilizados para clasificarlas son:

    1. Su configuración: Calls o Puts.
    2. El periodo durante el cual puede ejercerse la opción: Americanas o Europeas.
    3. El activo subyacente: sobre acciones, divisas, tipos de interés, bursátiles, commodities.
    4. El tipo de entrega: física o cash, o sobre futuros.
    5. La modalidad de mercado en que se negocian las opciones: en mercados organizados (bursátiles) o mercados no organizados (over the counter, OTC).

    Operar con estos instrumentos supone de un acabado conocimiento financiero y jurídico y, en este último ámbito, tanto a nivel regulatorio como a nivel contractual. En mi experiencia como asesor en materias financieras no resulta sorprendente que el conocimiento sobre estos contratos -incluso en los casos en que se opera habitualmente con ellos- adolezca de algún tipo de debilidad ya sea en lo referente a los aspectos financieros como los jurídicos y, la verdad sea dicha, no resulta ni eficiente ni responsable operar o dejar de operar estos contratos basados en un conocimiento deficiente.

    En relación con lo anterior, el área de banca y finanzas de Palma Edwards Veszpremy cuenta con un amplio y profundo conocimiento en estas materias, lo que le ha permitido articular charlas de capacitación que han sido altamente valoradas por quienes nos las han requerido. En este sentido, agregar valor, incorporando conocimiento a nuestros clientes, es uno de los principales objetivos de nuestra firma.