Negociación del reajuste del sector público: el guarismo de la desconfianza – El Mercurio legal