RESPONSABILIDAD DE BANCOS FRENTE A DELITOS INFORMÁTICOS DE SUSTRACCIÓN DE FONDOS: ACTUAL POSICIÓN DE LOS TRIBUNALES DE JUSTICIA.

RESPONSABILIDAD DE BANCOS FRENTE A DELITOS INFORMÁTICOS DE SUSTRACCIÓN DE FONDOS: ACTUAL POSICIÓN DE LOS TRIBUNALES DE JUSTICIA.

 

Alfredo Niklitschek Dabike.

Principales consideraciones y resolución de la Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago que ordenó a banco depositario restituir los fondos sustraídos asu cliente como resultado de fraude informático.

 

En una reciente acción de protección constitucional (Recurso de Protección Rol Ingreso N° 3.776-2019), la Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago resolvió que ante un caso de delito informático que implique la sustracción de dinero el Banco es el único afectado por el engaño que permitió dicha sustracción, dado que tiene el deber de custodia y, por tanto, debe adoptar todas las medidas de seguridad necesarias para proteger adecuadamente el dinero bajo su resguardo, debiendo responder por el dinero sustraído.

Un cliente de Banco interpuso recurso de protección en contra de este último por estimar ilegal y arbitrario la negación a otorgar la restitución de los fondos que fueron sustraídos a través de un fraude informático, lo que habría afectado su garantía constitucional establecida en el numeral 24 del artículo 19 de la Constitución Política de la República (el derecho de propiedad).

Conocido los hechos y antecedentes del caso, luego de la vista de la causa y los alegatos de las partes, la Primera Sala de la Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, mediante fallo unánime de fecha 3 de julio del año 2019, resolvió acoger el recurso de protección, ordenando la restitución de los dineros sustraídos, por la suma de $6.999.998.-, previa deducción del equivalente a UF 127 que le fueron pagados al cliente recurrente por la compañía de seguros. Para esta decisión el tribunal tuvo en consideración los siguientes argumentos, que procedemos a destacar:

Respecto a la relación entre Banco y cliente, “6°) … es de la esencia del aludido contrato la entrega de dineros al Banco, bajo la modalidad de la figura del depósito (definido en el Art. 2211 del Código Civil). Sin embargo, en el presente caso, al recaer el depósito en una suma de dinero, se presume que el depositario puede emplearlo, quedando obligado a restituir igual cantidad en la misma moneda (“depósito irregular”). Así las cosas, el depósito es de una cosa fungible, haciéndose el depositario dueño de ella, siendo el contrato de depósito un título traslaticio de dominio y no de mera tenencia, como acontece en el depósito ordinario. Sigue de lo anterior que el Banco queda obligado a restituir las sumas depositadas, aunque no se trate de las mismas monedas o billetes, por tratarse del depósito de cosas fungibles y cuya propiedad había adquirido;”.

En la misma línea, el fallo continúa señalando que “7°) … los dineros sustraídos de una cuenta corriente bancaria a través de un fraude informático […] no corresponden a caudales específicos del cuenta correntista, por tratarse del depósito de un género y no de cuerpos ciertos, que además son bienes fungibles (Art. 575 del Código Civil)…”.

Por estas consideraciones, el tribunal sostuvo que “8°) … aun cuando el fraude informático se haya ejecutado mediante el uso irregular de los datos y claves bancarias personales de la empresa recurrente, lo sustraído es dinero, bien fungible, con lo que resulta no sólo jurídica sino físicamente imposible sostener y menos acreditar la exacta identidad de las especies sustraídas mediante el fraude perpetrado, circunstancia que lleva a concluir que en definitiva el único afectado por el engaño referido es el Banco recurrido, dada su calidad de propietario del dinero depositado, en quien recae finalmente el deber de eficaz custodia material de éste, debiendo adoptar, al efecto, todas las medidas de seguridad necesarias para proteger adecuadamente el dinero bajo su resguardo.”

Esto es concordante con lo previamente resuelto por la Excma. Corte Suprema en los Recursos N°s 2.196-2018 y 29.635-2018.

Esta sentencia fue impugnada por el Banco por vía de un recurso de apelación a ser conocida y resuelta por la Excma. Corte Suprema, que sigue pendiente de resolución.

Así las cosas, es posible concluir que en el último tiempo los Tribunales de Justicia se inclinan por responsabilizar al Banco en caso de sustracción de dinero por fraude informático. A raíz de lo anterior, destacamos la noción que han adoptado los sentenciadores respecto al depósito de dineros realizados por los clientes al Banco, ya que conforme esta idea el Banco, además del deber de custodia que lo obliga a adoptar medidas de seguridad necesarias para proteger el dinero, sería el único titular o dueño de los dineros entregados, y como tal, la única víctima a sufrir por las sustracciones realizadas por vía de engaño o fraude informático, consecuencia negativa que no se pueden trasladar al cliente.

En Palma Edwards Veszpremy estamos constantemente atentos a los desafíos que se van generando en el mercado bancario, y este permanente estudio incluye los focos de conflicto suscitados en el último tiempo, tal como acontece en el caso citado, para efectos de ofrecer a nuestros clientes las herramientas idóneas para enfrentar estos desafíos e idealmente evitarlos.

 


Array
(
)